Boda

Kristell & Christoph

Ni qué decir tiene que siempre es una satisfacción cuando nos contactan parejas que han llegado a nosotros recomendados por algún proveedor y en este caso, fue aún más especial porque venían de la mano de uno de los lugares más emblemáticos de Nerja, el Parador de Turismo.

Detalles

Organización y Diseño

Marián Herrero Eventos

Restaurante

Rincón del Sol

Fotografía

Studio Damon Photography

Compartir

En nuestra primera reunión nos dejaron muy claro el tipo de boda que tenían en mente y en ese sentido fue fácil ir marcando el camino a seguir. Lo demás fue creándose poco a poco a través de varias videoconferencias con alguna que otra copa de vino y algún té.

En esta ocasión, todo el grupo se alojaba en el Parador, así que fue relativamente sencillo coordinar los traslados tanto a su llegada como a la vuelta.

Para comenzar el fin de semana de boda, los novios quisieron dar la bienvenida a sus invitados con una primera cena en Carabeo 34, un distinguido hotel restaurante donde disfrutaron de una velada entre amigos en la terraza con unas vistas sobre el Mediterráneo que te dejan sin habla.

Para el día de la boda, la ceremonia se realizó en el propio Parador de Turismo, que es un espacio espectacular para una ceremonia civil. Es como tener un póster de película enmarcando la boda. Para Kristell toda la ceremonia era un secreto ya que fue Christoph quien se encargó de darle forma y la sorprendió con una canción para declararle sus votos donde los amigos le hacían los coros. Ese fue uno de los momentos más divertidos del evento.

Para la recepción, la cena y la fiesta se decidieron por el Restaurante Rincón del Sol que está solo a 10 minutos caminando por el paseo marítimo y así aprovecharon para poder sacarse fotos tan bonitas como estas…

A partir de aquí todo fueron risas, brindis y terminaron con una fiesta que amenizó el DJ que viajó con ellos desde Bélgica y que supo perfectamente cómo manternerlos a todos en la pista de baile.

Gracias Kristell y Christoph por contar con nosotros para organizar lo que terminó siendo un fin de semana de ensueño.